Inteligencia emocional

Inteligencia emocional como recurso para gestionar la salud mental en el trabajo

Hace más de un siglo se conocieron los primeros escritos sobre inteligencia social dando paso a otros estudios de inteligencias múltiples, antesalas para el desarrollo de la Inteligencia Emocional (IE), una herramienta que a nivel empresarial cada vez es más utilizada en la búsqueda del bienestar de los equipos de trabajo.

En 1995 el periodista científico Daniel Goleman escribió el libro La inteligencia emocional definiéndola como la capacidad de reconocer sentimientos propios y ajenos, de motivarnos y de manejar adecuadamente las relaciones”.

A partir de esa publicación, se popularizó el concepto y poco a poco se ha ido enlazando con el desarrollo de otras habilidades tanto a nivel social como laboral. Hoy en día se ha logrado determinar que la IE puede ser desarrollada y puesta en práctica en diferentes ámbitos.

Por otra parte, el origen de la salud mental (SM) se sitúa entre los años cuarenta donde surgen algunas instituciones que incluyen este concepto. En 1949 la OMS crea la Unidad de Salud Mental publicando informes importantes y la define como un estado de bienestar mental que permite a las personas hacer frente a los momentos de estrés de la vida, desarrollarse adecuadamente y contribuir a la mejora de su comunidad”.

Actualmente, la salud mental se ha vuelto un tema prioritario a nivel de comunidades y centros de trabajo, así como un recurrente en consultas de pacientes. El abordaje oportuno, prevención y redes de apoyo resultan claves para lograr un estado emocional saludable.

Salud mental

¿Cómo se relacionan ambos conceptos?

Cuando se desarrolla la IE también se construye una especie de barrera que evita trastornos como la depresión o la ansiedad, esto porque se logran identificar los sentimientos tanto propios como ajenos y gestionarlos de manera adecuada, beneficiando la SM.

Diferentes estudios han revelado el impacto positivo y sensación de bienestar que se generan cuando se trabajan las emociones, aumentando la calidad de vida y eficiencia laboral de los individuos.

Tips salud mental

Tips para desarrollar la inteligencia emocional

Según Daniel Goleman, existen algunos elementos en los cuales podemos ocuparnos para lograr ese objetivo:

  • Conciencia de las emociones: Prestar atención a como nos sentimos en cada situación contribuye al autoconocimiento e identificación de los sentimientos, además formaremos un concepto integral de quienes somos y como nos relacionamos con el entorno.
  • Auto control: Una vez que se tiene conciencia de las emociones, es posible regularlas y gestionar la intensidad que se quiera permitir de cada una de ellas. En el ámbito laboral pueden surgir activadores mentales que disparen distintos sentimientos, la auto regulación ayudará a mantener una actitud positiva.
  • Motivación: A nivel laboral y personal es muy importante mantener un norte para continuar el camino. Muchas empresas invierten esfuerzos en conocer los motivantes de sus equipos e impulsar su crecimiento desde distintas perspectivas.
  • Empatía: Aquí entra en juego el saber reconocer las emociones de nuestros compañeros, lo cual va más allá de nosotros mismos. El ponernos en el lugar del otro promueve la escucha activa, colaboración en equipo y erradica sentimientos negativos como el enojo.
  • Relaciones sociales: Ser asertivos en la manera en que nos comunicamos será la clave para expresarnos de manera adecuada y lograr armonía en nuestra convivencia laboral.

El cuidado de la salud de los colaboradores es clave y debe incluirse en los planes estratégicos, teniendo en cuenta la parte física, emocional y de salud mental. Así, el clima organizacional tendrá una afectación positiva y aumentará el rendimiento de los equipos.

Campañas de sensibilización e información desde la comunicación interna son recursos importantes y de fácil ejecución que se pueden utilizar para invitar a las personas a trabajar la inteligencia emocional todos los días y conducirlos por una ruta segura de autoconocimiento, relaciones interpersonales sanas y adecuada salud mental.