“El que calla, otorga”
Es necesario gestionar oportunamente la imagen corporativa ante los públicos de interés

 

Por Reynaldo Martínez
Gerente de Grupo
Agencia Interamericana de Comunicación

Al igual que en el plano personal, el refrán popular “El que calla otorga”, debe estar muy presente en las empresas y organizaciones que pretendan tener una imagen corporativa saludable ante sus públicos de interés.

Una información inexacta en prensa o en redes sociales, así como un simple rumor de pasillo a lo interno de la empresa deben llamar a la acción inmediata a la organización y sus gestores de comunicación, para evitar que esta referencia pase a formar parte de la percepción colectiva del público.

Si por ejemplo, se afirma que su empresa defrauda el fisco, que contamina o que irrespeta la legislación laboral y esto no se aclara de manera oportuna, lamentablemente esa será la imagen que, a corto plazo, tendrá el público en general del accionar de su organización. Como dicen por ahí, es necesario evitar que la gente “coma cuento”.

Un ejemplo reciente, fue la difusión masiva de un audio compartido por WhatsApp donde se aseguraba que el Ministerio de Educación se vería obligado a cerrar escuelas y colegios, en caso de que se llegará a declarar legal la huelga de los educadores en contra del proyecto de Ley de reforma fiscal. Esta versión fue desmentida de inmediato por la institución, la cual aseguró que, por el contrario, está obligada asegurar la continuidad de los servicios educativos.

La experiencia en esta materia plantea la necesidad de contrarrestar este tipo de informaciones con argumentos sólidos y probables, tales como remitir al público de interés a la inexistencia de fallos judiciales o administrativas o condenatorias por los supuestos hechos incorrectos o a referencias de fuentes oficiales que descarten la versión planteada.

En estas circunstancias, juega un papel importante la sinergia que se pueda generar con los departamentos legales de la organización o asesores en esta materia, para legitimar aún más el discurso que se utilice para desmentir tales aseveraciones.

Para bien o para mal, la imagen corporativa de su empresa depende cada vez más de los medios de comunicación o de lo que se diga en redes sociales, por lo cual es necesario gestionarla de forma inteligente y de manera oportuna en beneficio de la organización.

El primer consejo en esta gestión es abordar, preferiblemente, el tema en el canal en que se dio, es decir, si la información fue publicada por un medio de comunicación, lo ideal es buscar al redactor y aclararle de forma amable, pero con datos comprobables, las inexactitudes en lo publicado y tratar de conciliar con el mismo una aclaración al respecto.

No existe una receta única para abordar estas situaciones, pues cada caso es particular y único. Lo ideal es que su organización cuente con un protocolo o manual de crisis o de manejo de temas críticos, donde se identifiquen vulnerabilidades de este tipo y donde se plantee de forma preliminar cuál será su abordaje.

Ninguna organización está exenta de ser víctima de rumores o informaciones falsas o tendenciosas, por lo cual es mejor estar preparado de previo y no tener que improvisar en el momento.

Pero en primera instancia recuerde que “El que calla otorga”.